• Modi y Trudeau lideran en Davos la reacción al proteccionismo de Trump

Una nueva globalización frente a la vuelta del aislacionismo.

 

El primer ministro de India, Narendra Modi, contrapuso este martes en Davos su modelo de crecimiento inclusivo y abierto al mundo frente a aquellos que “con tarifas o sin ellas” ponen barreras proteccionistas a la economía global, en una clara alusión a la última decisión comercial tomada por la Administración de Donald Trump. A la defensa del libre comercio se sumó horas más tarde su homólogo canadiense, Justin Trudeau. Pero un comercio diferente, que tenga en cuenta “los beneficios de la mayoría y no solo de unos pocos”.

En un claro intento de distanciarse del América primero de Donald Trump, los primeros ministros de India y Canadá defendieron este martes ante el gotha del capitalismo mundial el libre comercio y la globalización. Con cambios que tengan en cuenta la nueva realidad, con matices para beneficiar a los trabajadores y no solo a las grandes corporaciones pero que plante cara a los crecientes intentos proteccionistas que se observan por parte, sobre todo, de EE UU. Y lo hicieron desde posiciones ideológicas distantes: la de un líder nacionalista y centrista, como se definió el primer ministro indio ante el auditorio, y la de un político progresista, como desde el primer momento se identificó Trudeau.

“Vivimos en un mundo interconectado, pero tenemos que aceptar el hecho de que la globalización está perdiendo lentamente su brillo”, advirtió Modi, y con ello aumentan lo que denominó “fuerzas proteccionistas”. “El resultado es que estamos viendo nuevos tipos de barreras tarifarias y no tarifarias. Los acuerdos comerciales bilaterales han llegado a una especie de estancamiento. Muchos países han visto cómo se ha reducido la financiación internacional y el crecimiento de las cadenas globales de producción también se ha frenado”, admitía el primer ministro indio.

“La solución a esta preocupante situación contra la globalización no es el aislacionismo. La solución es entender y aceptar los cambios y formular políticas ágiles y flexibles acordes con los tiempos”, recalcó el líder indio. Unos cambios que también defendió horas más tarde su homólogo canadiense. “Hay escepticismo en la sociedad ante los acuerdos comerciales porque se les acusa de beneficiar a unos pocos en lugar de muchos. Pero hemos demostrado que es posible cerrar acuerdos en los que todos salgan beneficiados”, aseguró Trudeau, que mencionó entre esos pactos el reciente acuerdo comercial con Europa (CETA) y el acuerdo anunciado este martes entre 11 países del Pacífico, el antiguo TPP que abandonó la actual Administración estadounidense. Un pacto que, según el dirigente canadiense, cumple con los objetivos de Canadá de crear y mantener el crecimiento, la prosperidad y los puestos de trabajo bien remunerados de la clase media, tanto de la actualidad como de las futuras generaciones.

Aunque la convocatoria de Justin Trudeau despertó menos interés en el Foro frente al que horas antes había llenado el mismo auditorio con Narendra Modi, lo cierto es que el primer ministro canadiense fue interrumpido en numerosas ocasiones durante su discurso, especialmente al abordar la cuestión de la igualdad de género y el crecimiento inclusivo. “Ustedes pueden hacer personalmente algo para cambiar las cosas y mejorar la desigualdad y eso pasa por contratar, promover y retener a más mujeres en sus consejos de administración”, blandió en inglés y en francés Trudeau ante los ejecutivos de Davos. “Es hora de tomárselo en serio”, advirtió, “hay muchos beneficios en avanzar hacia la paridad que no podemos dejar escapar”, concluyó.

Un modelo contrapuesto al América primero que Donald Trump ha enarbolado como bandera de su mandato y que este martes se tradujo en el anuncio de nuevos aranceles de más del 50% sobre las lavadoras y los paneles solares importados, una medida que golpea especialmente a China y Corea del Sur y que ha realizado justo antes de emprender el viaje al Foro Económico. “No creo que una cosa esté desconectada de la otra”, confesaba una economista en el centro de Congresos de Davos.

La culminación del TPP a 11 llega en un momento en el que muchos temen que Trump repita aquel portazo que dio a los países del Pacífico en las negociaciones del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLC), pese a la oposición del resto de sus socios comerciales y la mayoría de la clase empresarial estadounidense. “Estamos trabajando muy duro para asegurarnos de que nuestro vecino del sur reconoce lo bueno que ha sido el TLC (acuerdo comercial entre Canadá, México y EE UU) y que ha beneficiado tanto a nuestra economía como a la suya y al resto del mundo”, insistió Trudeau.

La alternativa al trumpismo también se hizo presente en la defensa encendida de Narendra Modi al acuerdo de París contra el cambio climático y anunció una reunión en marzo en Nueva Delhi para celebrar la ratificación del pacto por la mayoría de los países.

Es el nuevo papel que está dispuesto a jugar India en la primera liga de la esfera internacional pero para eso, insistió, las instituciones internacionales deben reconocer el nuevo peso que tienen los países emergentes. “Tanto la ONU como la Organización Mundial del Comercio (OMC) tienen apoyo amplio ¿pero estas organizaciones creadas tras la Segunda Guerra Mundial, sus planes de acción, realmente refleja las aspiraciones de las personas y la realidad de hoy?”. Según los datos del propio Foro de Davos, China es el primer contribuyente al crecimiento mundial (35,2%); seguido de EE UU (17,9%); India (8,6%) y la Eurozona (7,9%). Pero ni China ni India, ni muchos otros países, están representadas a esos mismos niveles en las instituciones internacionales.

Modi se había convertido en el invitado estrella de esta edición del Foro Económico hasta que Trump anunció su presencia. No en vano la encuesta de directivos de PwC presentada el lunes en este Foro revela que India es uno de los destinos de inversión favoritos para los ejecutivos y Modi está deseando que llegue capital extranjero para poder materializar muchas de sus promesas electorales. “Estamos removiendo la burocracia, hasta 1.400 normas obsoletas y eso en una democracia como sabrán no es nada fácil. Y hemos desplegado la alfombra roja para todos ustedes”, aseguró a los inversores. El interés por lo que parece es mutuo.ElPais

Karabakh Today

 

24.01.2018 14:28
Categoría América