• Al menos 21 yihadistas muertos en un enfrentamiento con fuerzas de seguridad en Túnez

Fuerzas de seguridad tunecinas y un comando de yihadistas de Daesh supuestamente entrenados en Libia se han enfrentado a tiros esta mañana en la localidad de Ben Guerdan cercana a la porosa frontera entre Túnez y Libia. Ejército y supuestos terroristas —que pretendían atentar contra una comisaría y unos barracones militares tunecinos— se han enzarzado en un violento enfrentamiento, que según ha confirmado el Ministerio de Interior del país mediterráneo, se ha cobrado la vida de al menos 24 personas, entre ellos cuatro civiles. Fuentes de seguridad añaden que seis oficiales también habrían sido abatidos.
 
Tras un fuerte intercambio de disparos, el Ejército ha reportado de momento la muerte de 21 yihadistas, que habrían cruzado desde campos de entrenamiento en la vecina Libia, donde Daesh domina en la costa noroeste. Fuentes de seguridad afirman que el ataque ha sido «repelido» y que al menos seis milicianos han sido detenidos.
 
Según testigos locales, el Ejército ha desplegado unidades y levantado barricadas por toda la ciudad, al tiempo que pide a los ciudadanos que se mantengan en sus casas y denuncien «cualquier actividad sospechosa». Además, ha impuesto un toque de queda, que entrará en vigor a partir de las 7:00 pm y afectará a la localidad de Ben Guerdan.
 
El Ministerio de Interior ha anunciado el comienzo de una «cacería» de otros yihadistas que hayan podido escapar del ataque a los cuarteles, aunque según la televisión libia, se espera que muchos hayan cruzado de vuelta a Libia.
 
Para evitarlo, Túnez ha ordenado el cierre de su frontera en el paso de Ras Jedir, a unos 50 kilómetros del lugar del ataque, aislando así las regiones sureñas del país, además de zonas turísticas como la isla de Yerba.
 
Ben Guerdan, localidad próxima a la frontera con Libia y desde donde muchos aspirantes a combatientes de Daesh cruzan para unirse a la cada vez más fuerte filial libia del autoproclamado Estado Islámico, sufrió el pasado miércoles otro enfrentamiento armado entre fuerzas de seguridad y yihadistas, que también habrían cruzado —según fuentes militares— en vehículos cuatro por cuatro desde Libia. Según confirmó el Gobierno tunecino, cinco yihadistas, que se refugiaron en un edificio, fueron finalmente abatidos.
 
Aunque las nacionalidades de los terroristas no han sido esclarecidas, la porosidad de la frontera y la dificultad de controlarla, así como el enorme flujo de tunecinos que se unen al Daesh, potencia que nacionales tunecinos reciban entrenamiento en campos libios, como el recientemente atacado por EE.UU. en Sabartha, con la intención —según la inteligencia tunecina— de atacar en su país.
 
Túnez, cuya economía recibió el pasado año un duro golpe por el terrorismo, tras sendos ataques en el museo del Bardo y los complejos hoteleros de Susa, ha aumentado su estado de alerta en la frontera tras el bombardeo estadounidense sobre un campo de entrenamiento de Daesh en Sabartha. El objetivo había sido Nouredine Chouchane, a quien se le atribuye parte de la organización de ambos atentados.

07.03.2016 17:11
Categoría Conflictos