• Cómo Moscú y Riad podrían 'matar' los petrodólares

Parece que EEUU decidió 'castigar' a Arabia Saudí mediante el sabotaje al principal proyecto económico del país: la oferta pública inicial (IPO, por sus siglas en inglés) de la empresa petrolera Saudi Aramco.

Su capitalización ha caído dos veces, de dos billones de dólares a uno, además se discute la posibilidad de que Riad se vea obligado a posponer la oferta internacional por un período indefinido.

Entre las acciones de la familia real saudí que podrían haber causado irritación en Occidente se puede mencionar la participación de Rusia en el acuerdo petrolero con la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), ya que frustró el plan de Washington de estrangular a la economía del país eslavo, opina el columnista de Sputnik Iván Danílov.

 

Un factor irritante adicional podría haber sido la decisión del Estado saudí de adquirir los sistemas rusos de defensa aérea S-400.

Desde fuera puede parecer que Estados Unidos no tendrá dificultades para obligar a Arabia Saudí a disminuir su cooperación con Rusia. Washington aún tiene botones para presionar: por ejemplo, tras complicar la IPO de Saudi Aramco puede hacer lo mismo con los bonos saudíes que ahora se utilizan para financiar el déficit presupuestario.

En casos extremos, incluso existe la opción de la expropiación de los numerosos activos que Riad tiene en EEUU en el marco de las demandas introducidas en los tribunales norteamericanos por los familiares de las víctimas del 11 de septiembre de 2001.

 

Tampoco se puede descartar la opción de utilizar la tecnología política de las 'revoluciones naranjas' contra Riad, especialmente porque Estados Unidos tiene una experiencia rica y sangrienta en las 'primaveras árabes', señala el analista. Sin embargo, también se debe tener en cuenta que Arabia Saudí tiene una manera de infligir un daño económico aún más grave en Estados Unidos, lo que causará consecuencias catastróficas a largo plazo para el sistema financiero estadounidense en su conjunto.

Lo que puede hacer es 'matar' el petrodólar, lo que generará serios problemas para EEUU, país que necesita mantener una alta proporción del dólar en el comercio internacional y especialmente en el de la energía.

China está cerca de lanzar un sistema de intercambio dual a través del cual los exportadores de oro negro pueden vender petróleo por yuanes e inmediatamente cambiar la divisa, que tiene una circulación limitada en el extranjero, por oro en Hong Kong. El esquema 'petróleo-yuan-oro' libera por completo a los exportadores de petróleo de la dependencia del dólar y al mismo tiempo priva a EEUU del ingreso de petrodólares, que generalmente se invierten en obligaciones de deuda de su Gobierno.

 

Rusia es capaz de maximizar el daño al sistema financiero estadounidense. Para ello, tiene que acelerar el desarrollo del comercio de petróleo en rublos, evitando el uso de dólares.

El acuerdo de Rusia con la OPEP demostró que la cooperación entre Moscú y Riad puede tener un gran impacto en el mercado energético mundial, mientras que al dejar de manera conjunta y simultánea el comercio de petróleo en dólares se iniciaría una verdadera revolución en el sistema financiero mundial, concluye el columnista.

Karabakh Today

26.10.2017 20:14
Categoría Economía