• Israel endurece la política de asilo con los refugiados africanos

La Dirección de Población e Inmigración de Israel ha empezado a informar a los africanos oriundos de dos países que buscan asilo político y que se encuentran en el centro de detención de Holot, que deberán abandonar Israel con destino a Ruanda si no quieren ingresar en la prisión de Saharonim indefinidamente.

La organización internacional de derechos humanos Human Rights Watch (HRW) ha hecho público un informe en el que insta al gobierno israelí a asumir sus responsabilidades en esta cuestión.

HRW dice que la política que aplica Israel puede conducir al encarcelamiento indefinido de millares de refugiados de Sudán y Eritrea que no quieren irse voluntariamente a Ruanda y Uganda, como pretenden las autoridades israelíes.

 

Los testimonios de refugiados africanos que han ido a Ruanda y Uganda en los últimos años dicen que esos países no les ofrecen protección ni derechos básicos.

Según las Naciones Unidas, Israel aplica un "sistema injusto" con respecto a los refugiados oriundos de Eritrea y Sudán.

 

De acuerdo con el informe de HRW, Israel solo ha reconocido el 1% de las peticiones de asilo político de esos dos países, en comparación con el 90% concedido por la Unión Europea para los eritreos y el 60% para los sudaneses.

"En lugar de encarcelarlos, Israel debería identificarlos y proteger a los refugiados que hay" entre quienes pide asilo, declaró Gerry Simpson, director asociado para los refugiados de HRW.

En marzo de 2017 había en Israel 27.018 eritreos y 7.731 sudaneses que solicitaban asilo político.

Karabakh Today

22.01.2018 15:01
Categoría Medio Oriente