• Rusia critica a EE UU por amenazar el pacto nuclear con Irán y pide a la UE que lo mantenga vivo

El ministro de Exteriores ruso afirma que no apoyará la revisión del acuerdo que plantea Washington por sus "absolutamente inaceptables" condiciones para Teherán

Críticas, reproches y discrepancias con la administración de Donald Trump en los cuatro puntos cardinales dominaron este lunes en la rueda de prensa anual del ministro de Exteriores ruso, Serguéi Lavrov. El jefe de la diplomacia del Kremlin  criticó las nuevas condiciones exigidas a Teherán por EE UU para seguir apoyando el acuerdo sobre el programa nucllear irani.

Lavrov expresó inquietud por un eventual desplazamiento de la posición europea en el acuerdo con Irán. “Me parece que ellos [los europeos] comienzan ya a exhortar a la búsqueda de compromisos, lo que será un deslizamiento por una pendiente en una dirección muy peligrosa”, advirtió el ministro.

La semana pasada el presidente Trump amenazó con abandonar el acuerdo sobre el programa nuclear de Irán, si no se modifica el documento que EE UU, Rusia, China, Reino Unido, Francia y Alemania firmaron con Teherán en 2015. En aquel documento, que fue exhibido como un trabajoso éxito de la diplomacia conjunta ruso-occidental, Teherán se comprometió a no fabricar plutonio militar y a reducir sus reservas de uranio enriquecido a cambio del levantamiento de las sanciones internacionales.

Rusia no apoyará una modificación del texto para introducir puntos “absolutamente inaceptables” para Irán, como el acceso inmediato a cualquiera de sus instalaciones, dijo Lavrov, quien puntualizó que esta condición, no contemplada en el documento suscrito, supondría una renuncia por parte de Teherán a sus derechos en el marco del acuerdo de no proliferación. Tampoco la elaboración de misiles balísticos o la injerencia en asuntos de los países vecinos y el respeto a los derechos humanos en el interior del país son puntos contemplados en el documento firmado con Irán, recordó el ministro.

Dentro de unos meses habrá un nuevo informe sobre la situación en Irán, advirtió Lavrov, y , si EEUU da un portazo, Teherán “en esta situación no se considerará vinculada por las condiciones especificadas en el plan de acción global conjunto”.”Espero que nuestros socios europeos, a los que los americanos intentarán con vehemencia poner de su lado, mantendrán sin excepciones lo que está escrito en el plan confirmado por (…) el Consejo de Seguridad de la ONU. “Lo lamentable es que EE UU de nuevo da motivo para dudar de su capacidad de llegar a acuerdos”, subrayó Lavrov. El cambio de política de EE UU respecto al trato con Irán es un ejemplo negativo para Corea del Norte, dijo Lavrov.

El ministro ruso criticó además el encuentro ministerial sobre Corea del Norte organizado por EE UU y Canadá que se está celebrando en Vancouver junto con países que estuvieron en la coalición contra Corea del Norte durante la guerra en aquella península. El foro de Vancouver es “perjudicial” y pretende “elaborar un mecanismo de presión suplementaria” sobre Pyongyang, dijo Lavrov, quien calificó de “abierta mentira” las declaraciones del departamento de Estado estadounidense, según el cual Moscú y Pekin apoyaban la reunión en Canadá. Pekin y Moscú, subrayó, no fueron invitados a participar en ella , pero sí a acudir el último día para ser informados de los resultados.

En la política estadounidense sigue primando la “psicología de la exclusividad” que es un factor común de la política de Obama y de Trump, dijo Lavrov. Washington “demoniza a Rusia”, dijo.

Además de criticar la instalación de elementos del escudo antimisiles en Japón —“que ensombrece nuestras relaciones” con ese país—, Lavrov se refirió al traslado de la embajada norteamericana desde Tel Aviv a Jerusalén que “ha reducido prácticamente a cero” las posibilidades de celebrar una conferencia entre Israel y los palestinos en Rusia. La falta de regulación de la cuestión palestina es un factor que permite a los radicales la “captación de terroristas”, añadió.

Sobre el tratado de amistad y colaboración entre Rusia y Ucrania de 1998, por el que Moscú se comprometió a respetar la integridad territorial de su vecino occidental, Lavrov no aclaró si Rusia dejará que aquel documento (que se renueva automáticamente cada diez años) siga vigente pese a su carácter obsoleto o lo denunciará por no responder a la situación creada tras la anexión de Crimea. El tratado es un tema “no actual”, dijo el ministro. Rusia respeta la “integridad territorial” de Ucrania, pero "sin Crimea".

KarabakhToday

16.01.2018 13:59
Categoría Política