• Argentinos se ajustan el cinturón en la Copa del mundo ante desplome del peso

Los hinchas argentinos que viajaron al Mundial de Rusia mantienen un ojo pegado sobre la caída en picada del valor de su moneda, el peso, con algunos evitando utilizar sus tarjetas de crédito y reduciendo las compras innecesarias.

El peso argentino cayó casi un 11 por ciento en la última semana y acumula un retroceso de más de 34 por ciento en el año para cotizar en mínimos récord ante el dólar, tras semanas de volatilidad cambiaria que llevó al Gobierno a buscar un acuerdo de financiamiento con el Fondo Monetario Internacional de 50.000 millones de dólares.

Para algunos argentinos en Rusia, eso significa menos dinero para artículos de lujo como recuerdos ya que tratan de asegurarse que el efectivo que trajeron para torneo, antes de la más reciente depreciación del peso, alcance para todo el viaje.

El ingeniero informático Carlos Obregón, quien viajó casi 13.500 kilómetros desde su hogar en Buenos Aires para ver a la selección de su país enfrentar el sábado a Islandia en Moscú, dijo que es más cauto con sus gastos porque las compras con tarjeta de crédito en rublos ahora costarían más en términos de pesos argentinos.

“Tengo suficiente efectivo, pero tendré que ser cuidadoso para no gastarlo todo. Si quiero comprar algunos recuerdos para mi familia probablemente tendré que pagarlos con tarjeta y eso es más caro”, dijo a Reuters en uno de los bulliciosos callejones peatonales en el centro de Moscú, junto a la Plaza Roja.

“Si uso mucho la tarjeta de crédito, cuando reciba la factura a final de mes voy a darme la cabeza contra la pared”, agregó.

 

Luciano Passarelli, de 27 años, y que viajaba en un vagón del metro de Moscú lleno de hinchas argentinos que se dirigían al estadio Spartak para el primer duelo de la “albiceleste” en el Mundial, afirmó que había reducido sus gastos diarios.

“Planeamos el viaje hace mucho tiempo así que no vamos a cambiar nuestros planes. Pero es difícil, no podemos comprar mucho”, dijo.

Pero para otros, la posibilidad de ver a Argentina y a su astro Lionel Messi jugar una Copa del Mundo vale la pena el gasto extra.

Bruno, un economista de Buenos Aires, dijo que es consciente de los costos adicionales en los que estaba incurriendo al vivir de su tarjeta de crédito en Rusia, pero insistió en que no tenía planes de reducir sus gastos.

 

“Esto es Argentina. Podría ser la última vez que veamos a Messi jugar, así que vale la pena”, comentó. “La pasión es más importante que los pesos”.

Karabakh Today

18.06.2018 00:22
Categoría Sociedad